domingo, 6 de noviembre de 2016

Ni idea de qué título poner… ¿El porqué de los jopujefes y por qué nunca triunfarás?

Hay dos tipos de empresas, las que tienen jefes propietarios y las que tienen jefes con poder.

Los jefes propietarios (AKA J.P.) son eso, familias, clanes y demás mastines que a base de “algo” (know-how, herencia, saber hacer, dictadura) han logrado crear un business imperial limitado (1% más 500 millones, 5% más de 100 millones y resto alrededor de 8 a 20 millones de facturación). Desde transportes Paco a Inditex, son gente hecha a sí misma que a base de esfuerzo, dos dedos de frente, mucho trabajo, más trabajo y una chispa de suerte han logrado levantar el negocio. Luego llega la segunda generación, que si tienen un poco de cabeza, pueden mantener el chiringuito hasta la tercera o hasta que lo vendan a terceros. Alguno llega a la cuarta o a la indefinida, pero como en el caso de Osborne, eso degenera en una endogámica Borbónica que al final afecta al ADN de la empresa.

Y ya está.

Luego llegan los jefes con Poder, a saber: Por un lado estos pueden existir en empresas tipo familiares como Gullón (y el caso Gabaldón, chúpate la wiki si no tienes acceso a revistas del sector, porque aquí de momento no hablaremos del tema)

Por otro lado existen y deben existirlos jefazos de las empresas Globales. Porque a ver... ¿Quién domina una empresa superglobal? Ejemplo Nestlé. Eso es un cacao de comités directivos, asesores, vicepresidentes, bancos, etc. Pero lo único que hacen es tomar decisiones macroestrategicas (vamos a poner 1000 millones en una nueva línea de confitería) que luego irán migrando por la red hasta llegar a diversificarse (caramelos) y de ahí los de márketing lo convierten en un caramelo con cara de panda para Sudáfrica… y no se vende y a tomar por culo 1000 millones y reemplazan al equipo comercial sudafricano. Pero ¡Ojo! resulta que lo reemplazan porque que el jefe de equipo es amigo de un vice de Ginebra que no cae bien a otro director de Asia, por lo que toda la estrategia de los Panda’s era para realmente cargarte a alguien a base de gastarte 1000 millones que no eran tuyos…

Espera, no estoy explicando correctamente lo que quiero decir. Creo que queda muy confuso. A ver, Empecemos de nuevo. Piensa en el escándalo del PSOE, desde fuera ves al Pedro Sánchez, crees que es el jefe, pero luego en un golpe magistral va y se lo cargan y de cara a la opinión publica has hecho una chapuza monumental, todo para mover peones.

Pues señores, eso del PSOE es lo que pasa cada día en las empresas globales. No hay un jefe claro, hay corrientes y tendencias. Si eres un empleado lo mejor es que no juegues a ese juego, que te dediques a hacer tu trabajo, y que el día que te echen pienses que es porque la de RRHH te ha dicho que tu unidad no es rentable, cuando en realidad es que ha sido debido a una “Psoada” por parte de los jefes para putear a alguien por encima de ti.

Estos empleados (y yo) son las vacas, son engordadas para hacer leche y un día la estrategia de la empresa dice que es mejor hacer carne de ellas, así que te llevan al matadero, y punto.

Luego están los pastores, que son los que dirigen las vacas. Y luego está el mercado que es quien dice si quieren consumir más leche o carne. Esa necesidad será expuesta en la cooperativa y el ganadero será forzado a decidir o a hacer leche o carne. Así pues no hay un jefe claro, hay una tendencia y una respuesta de tu empresa a la situación real.

Pero todo eso sería así de sencillo en un mundo ideal. Y eso no es lo que ocurre.

En la realidad es que, en estas empresas globales donde no hay un claro líder sino un rumbo a seguir, hay auténticos King Kong lunáticos que son expertos de saltar de edificio en edificio destrozándolos a su paso. Es decir, que usan las tendencias globales para hacerse con una situación de poder a costa de los demás. Es un puto vampiro que afecta e infecta la organización, y el día que alguien logra tomar cartas en el asunto, acaba echando a media plantilla menos al Vlad original, que es enterrado entre millones de Euros para que deje de molestar.

En todo este juego tú puedes ser un peón directo o indirecto, consciente o inconsciente de la situación que te rodea.. Directo si sabes quién es Vlad y si eres uno de sus secuaces o lacayos o enemigos, e indirecto si no sabes quién es y si te piensas que tu trabajo consiste en estar delante de tu responsabilidad y punto. Hagas lo que hagas vas a recibir. Si eres pro o anti Vlad y triunfa tu tendencia, puede que te recompensen (no es seguro) o que te echen, pero si eres neutro, seguro que te echan o como mucho, que todo siga igual. El tema de que seas consciente o no es indiferente, porque nunca, nunca sabrás toda la verdad de lo que ocurre a tu alrededor.

Así pues, no te fíes de nadie. (Y menos de las mujeres)*

Tl:dr creo que ha quedado demasiado confuso hasta para mí. Lo que he querido decir es que si quieres pasta, trabaja para ti como un cosaco haciendo lo que tengas que hacer y puede que triunfes (AKA retorno de la inversión y encima tener un poco más de dinero). Si no tienes pasta cómprate un kit becaria y el día que te pongan la vaselina encima de la mesa, acepta que era parte del juego.

Tl:dr2: Do you want stability in your Job? Yes, but, are you rich? No? So you are fucked. F U C K E D

(*) Juro que esa frase la he oído más veces en boca de una mujer que de un hombre.

Respuesta de la vida ante mi motivación para ser rico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hombre! ¡Por fin alguien comenta!
Muchas gracias por tu aportación.

google-site-verification: google059b46fd1c1fdab4.html