domingo, 1 de enero de 2017

Otro post anti estampitas

Lo orgánico perjudica gravemente a la industria agraria mucho más de lo que pensáis. ¿Y por qué lo digo? Porque el hambre en el mundo que tantos claman al cielo que existe, hace mucho tiempo que hubiera sido erradicado si no fuera por el tercer pecado capital. La Gula.

Porque la gula no sólo consiste en comer mucho. No. La Gula también es comer por comer o comer con una convicción que puede dañar a otras personas. Y los productos bio y orgánicos perjudican, y perjudican mucho más de lo que pensáis.

La base agraria mundial  tiende a infravalorarse económicamente, y hoy en día, Europa concentra la mayor demanda de productos de calidad, y un producto de calidad demanda un sello que calidad que certifique que el ingrediente es de calidad. ¿Conclusión? Que, por ejemplo, el 10% de los campos de cultivos en Argentina se están convirtiendo en productos eco y Bio y otros sellos pero para satisfacer a Europa, no a Argentina ni a América. Y eso sólo en Argentina. En el resto de países pasa lo mismo.

Y de nuevo nos preguntamos, ¿y eso por qué? Pues por pasta, por el dinero, por codicia, y es normal. Si yo tengo un campo de cereal que vendo a un precio fijado por el gobierno y no me da para crecer económicamente, al final buscaré un cultivo más rentable o quizás tan solo es el mismo cultivo que el que me tiene que dar el sello me dice que use su fertilizante que de esa forma lo exporta a Europa y de ahí me saco el doble de pasta.

Y si yo soy el agricultor, yo lo hago sin miramientos. Y si con eso me dicen que perjudico a la economía nacional, digo que se encargue otro de ése problema
Además, si  soy una multinacional que ve crecer la cuota de mercado de éstos productos, pues con mi máximo competidor nos creamos un consorcio que otorgue otro sello con el que cubrir a nuestros productores, de esa forma ellos ganarán un poco más, gastando más y yo no me resentiré tanto económicamente porque al final voy a imputarle un coste mayor al consumidor.

Y medio planeta se muere de hambre porque tú quieres ser guay y tener barba y ponerte una foto en el Facebook de lo bien que comes cosas que no son industriales. Pues no. La culpa de la pobreza es la forma que tienes de consumir. No se puede tener todo, no se puede tener productos de buen sabor, buena textura y buena contribución alimentaria a bajo coste. Pero el problema es que no existe una forma de definir consumo responsable, porque el consumo responsable lo asimilamos a “alejarnos de las grandes marcas” cuando realmente lo que hacemos es fomentar un sistema de consumo que otras empresas imitarán y al final lo que lograrán es que crezca “los que queremos evitar” porque lo acabaran controlando.
Imagen bucólica de esas que te hacen despertar sentimientos...
si es que todo está pensado


Imagínate que quieres ir de agricultor eco, creas una marca, creas un mercado, triunfas. Y mañana tocarán a tu puerta y te ofrecerán una pasta gansa porque tu producto quiere que pase a formar parte de la gran familia. Individualmente tienes un producto de calidad y te haces rico. Globalmente perjudicas al sistema alimentario. Si, puedes negarte, pero no eres eterno y tarde o temprano esa pequeña empresa acabará cediendo. 10, 20, 50 años, qué más da. Además los grandes no se quedarán de brazos cruzados y te copiarán. 

No puedes luchar contra este sistema. Aunque creas que puedas cambiar la corriente de consumo, el agua sigue siendo la misma.

Tl:dr siempre habrá hambre en el mundo.


Y recordad de votar!!!





2 comentarios:

  1. Sigo pensando que los que quieren en su vida sellos bios tienen la misma mentalidad que el que se compra un porche a los 50 y casi la barriga le toca el volante....pura apariencia.. .alguno aun no sabe que los huevos no vienen de las hueveras hiperecologicas de carton monas y limpias....si no que hay que cogerlos del suelo lleno de mierda...y no eso no mola....

    ResponderEliminar
  2. Gracias, me has recordado que otro día tengo que hablar de los huevos en nevera y fuera de ellas. Es un tema interesante.

    ResponderEliminar

¡Hombre! ¡Por fin alguien comenta!
Muchas gracias por tu aportación.

google-site-verification: google059b46fd1c1fdab4.html