domingo, 29 de enero de 2017

Reflexiones sobre los edulcorantes

Edulcorantes hay muchos y de muchos colores, desde los desconocidos mogrosidos, pasando por el lucero del alba de la Stevia, hasta el desmitificado Aspartame.

Parece curioso pero estos tres casos demuestran el ciclo de vida de un producto. Algo novedoso poco conocido, algo innovador que va a ser la solución mundial, algo consolidado que ha quedado obsoleto y es reemplazado por los jóvenes poco a poco porque dicen que ya no mola.

Bueno, todo lo que leáis sobre edulcorantes es falso, incluido este artículo, incluido este blog. No digáis que no os advertí. El consumo se basa en una batalla de mitos y leyendas, titanes contra dioses del olimpo que se tiran rayos y leyes y que los humanos sólo podemos observar y crear templos alabando al que creemos que es más bueno para nosotros.

Pero todo es mentira, tanto los titanes como los dioses son egoístas, y sólo quieren tu atención, tu tiempo, tu consumo, tu cartera. Ellos existen porque tú existes. Y en el fondo no existen, es todo una invención de otros humanos para sacarte la pasta.

Basta de hablar de religión, volvamos a los edulcorantes

¿Quién es el bueno o el malo de la peli? Pues es como un guion de cine, ¿sabes? Lo han hecho para qué creas que el malo es el otro pero en realidad… joder basta de similitudes.

Piensa lo que quieras, cree lo que quieras. Encontraras 100 artículos a favor y 100 en contra. Si hay mucha tendencia favorable será 200 a 20 y si no 20 a 200. No existe una realidad, existe un mercado. Y tú participas en él. Si tu país produce una materia prima, en tus noticias dirán que esa materia es la mejor del universo y habrá miles y miles de articulo alabando. Si tu país se ve perjudicado por un producto de importación, dirán que es malo y habrá cientos y cientos de artículos en contra

¿No me crees?

Tres palabras

Aceite De Oliva.

¿A que es muy bueno? 
Los huevos. 
Pero del aceite no hablaremos hoy.

Pues eso, hay muchos motivos para atacar o alabar un producto. Y en cuanto a los edulcorantes y azúcares, no nos olvidemos que todos ellos tienen cosas malas. A saber
-          Caries
-          Obesidad (también en edulcorantes ya que el hecho de no llevar azucares confunde al organismo por lo que comes más, ya hablaremos de esto en una semanas...)
-          Cáncer de colon.
-          Acumulación de metabolitos tóxicos (principalmente también debido a impurezas)
-          Irritaciones gástricas (efectos laxantes)

Pero todo depende de la dosis, LA DOSIS, y del metabolismo de cada uno. Es como si te dijera que el alcohol es malo para la salud. Joder ya lo sabes, pues deja de beber. En la alimentación pasa lo mismo. Todo en su justa medida, pero por desgracia no tenemos medida.

Pero espera, ahora mismo estás pensando: ¡has dicho cáncer, has dicho cáncer! Si joder. La fermentación de ciertas bacterias intestinales  siempre tiene un riesgo de cáncer, pero lo tienes también con grasas, proteínas y con cualquier alimento. Pobre bacteria, se ha de alimentar de algo. Incluso ahora hay cierta polémica del uso de probioticos como la Inulina porque parece ser que favorece la tumoración bla bla bla (este no es un blog de citas, si no me crees te piras a otro lado a estudiar de dónde obtengo la info).

En definitiva, el cáncer está ligado más a la cantidad de alimento que tomas que no al contenido del producto, y esto es debido a que cuanto más gordo estés, tu cuerpo ha de trabajar más en “Logística” que en “prevención” y se le descuadran los números. Por lo tanto, una dieta sana es una dieta equilibrada y no copiosa.


Tl:dr pagar por no ir al gimnasio no reduce tu riesgo de mortalidad. Haz un esfuerzo, los tíos están cachas y las tías en mallas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hombre! ¡Por fin alguien comenta!
Muchas gracias por tu aportación.

google-site-verification: google059b46fd1c1fdab4.html